viernes, mayo 18, 2018

¿QUÉ ES EL ESTRÉS y CÓMO PREVENIR EL ESTRÉS?


¿Qué es el Estrés?
¿Cómo prevenir el Estrés?
¿Cómo combatir el Estrés?
¿Cómo afecta el Estrés nuestro organismo?
Tratamientos naturales para evitar el Estrés


¿QUÉ ES EL ESTRÉS?

El Estrés es una respuesta no específica del organismo ante cualquier demanda que se le imponga. Dicha respuesta puede ser de tipo psicológica (mental) o fisiológica (física). La demanda se refiere a la causa del estrés. Cuando empezamos al recibir demandas que resultan excesivas, comenzaremos a sentir ansiedad y a experimentar diversos síntomas.

Es importante saber manejarlo para evitar que se transforme en un problema. La mayoría de personas sufren problemas de estrés en algún momento del año. Cuando el cerebro percibe una amenaza, hace que el cuerpo libere hormonas para estimular o mejorar la capacidad de respuesta. Pero cuando la amenaza pasa, el cuerpo frena la liberación de esas hormonas recobrando el equilibrio. Desafortunadamente, el estrés puede hacer que este sistema se altere permaneciendo en continua liberación de hormonas estimulantes, con el tiempo, los altos niveles de estrés conducen a serios problemas de salud.

El estrés se torna un problema cuando interfiere con la vida diaria, pasando a ser un tipo de estrés llamado trastorno de adaptación, el cual está relacionado con enfermedades mentales que pueden afectar los sentimientos, los pensamientos y el comportamiento. Este problema puede ocurrir en adultos y niños. Cada persona reacciona diferente ante diversas situaciones, lo importante es saber identificar lo que está ocasionando el estrés crónico.


¿CÓMO PREVENIR EL ESTRÉS?

Ser capaces de identificar lo que nos lleva al estrés es un paso importante en su prevención. La identificación de las causas de su estrés le permitirá tomar medidas para evitar y le ayudará a reconocer cuando se están estresando una vez más.

Hay varias maneras en que el estrés se puede prevenir, algunos de los siguientes métodos pueden ser útiles:

Respiración profunda: Trate de detener los sentimientos mediante la relajación de los músculos y respirar profundamente. Comience por la inhalación durante tres segundos antes de exhalar por un poco más. Esto eliminará el oxígeno viejo de sus pulmones y lo reemplazará por oxígeno fresco, mejorando la circulación y el estado de alerta.

Alimentación saludable: Los alimentos y bebidas pueden tener un gran impacto en cómo se siente y actúa. Por tanto, es importante comer una dieta sana y equilibrada.

Comer a horas regulares y no saltarse las comidas puede hacer una gran diferencia. Esto permitirá que su cuerpo libere un flujo constante de energía durante el día, lo que mejorará su concentración y estado de ánimo.

Líquidos: Trate de reducir la cantidad de cafeína y alcohol que bebe. Estos pueden tener un efecto similar en su cuerpo como el estrés y la ansiedad. Trate de tomar más variedades sin cafeína u optar por jugos naturales o agua en su lugar. Beba entre seis y ocho vasos de líquidos al día.

Ejercicio: Trate de hacer por lo menos 30 minutos de ejercicio cinco veces a la semana. El ejercicio debe aumentar su ritmo cardíaco y dejarle un poco sin aliento.

Relajación: Cuando está estresado, sus músculos a menudo están tensos. Esto puede causar que dolores musculares se desarrollen más adelante. Si siente que se puedes estresar, encójase de hombros un par de veces y agite los brazos y las piernas. Esto ayudará a aflojar los músculos.


¿CÓMO COMBATIR EL ESTRÉS?

1.       Trate de identificar la causa del estrés
2.       Busque resolver la causa del estrés o al menos evitarla
3.       Trate de establecer prioridades en su trabajo
4.       Planifique su día o semana, ayúdese con una agenda
5.       No trabaje en exceso y aprenda a decir "no"
6.       Haga una cosa a la vez
7.       Evite distracciones para poder concentrarse
8.       Aprenda a delegar algunas tareas en alguien de confianza
9.       Reserve tiempo para usted
10.   Trate de tener siempre una actitud positiva, sonría y vea el lado bueno de lo que considera malo
11.   Realice alguna actividad física como tai chi, yoga, técnicas de respiración y relajación
12.   Consuma suplementos y productos naturales para combatir el estrés


¿CÓMO AFECTA EL ESTRÉS NUESTRO ORGANISMO?

Existe una relación estrecha entre el estrés y nuestra salud. Se ha comprobado que definitivamente el estrés negativo afecta al bienestar general del individuo. Por otro lado, nuestro nivel de salud afecta la habilidad para manejar el estrés. Una pobre salud reduce la capacidad individual para combatir efectivamente el estrés y le imparte más estrés al sistema.

1.       Afecta al sistema cardiovascular, exacerbando o desencadenado los problemas hipertensión arterial, arritmias, aterosclerosis y a enfermedades coronarias e infarto del miocardio.
2.       A nivel del sistema inmunológico el estrés puede disminuir la respuesta inmunológica, lo que lo haría más propenso a  sufrir enfermedades con frecuencia.
3.       Aumenta las contracturas musculares produciendo lumbagos, dolor en  el cuello y los hombros. Además  pudiera exacerbar a la artritis reumatoide.
4.       Podría desencadenar o agravar la gastritis, la ulcera péptica, el colon irritable y el estreñimiento.
5.       Se relaciona con  trastornos sexuales, problemas de fertilidad, impotencia y alteraciones hormonales.
6.       El estrés puede empeorar los síntomas de la dermatitis atópica, la psoriasis el acné, el asma y enfermedad pulmonar obstructiva crónica.
7.       Puede complicar o agravar las enfermedades crónicas como el cáncer y la diabetes entre otras.


TRATAMIENTOS NATURALES PARA PREVENIR EL ESTRÉS

Una encuesta realizada por Marlin Company en 2011 revela que el 80% de quienes trabajan padecen de estrés expresando necesitar ayuda para manejarlo.

La propuesta de un tratamiento natural basado en productos 100% naturales le brinda gran ayuda para manejar el estrés y tener una mejor calidad de vida. Sobre todo, porque los productos naturales, a diferencia de los medicamentos tradicionales, no le provocan somnolencia, ni falta de energía, ni efectos secundarios. Por el contrario, mejoran su salud física y mental.

Algunas recomendaciones son:

La Valeriana: Es otra hierba que nos ayudará a mantener el estrés fuera de nuestra salud, y es que se trata de una planta destacable por darnos una sensación de calma y tranquilidad enorme.
La Maca: Es un alimento que por tradición representa un buen reconstituyente, pero también es un buen aliado para combatir el estrés. Concretamente su consumo lo que hace es poner en marcha en nuestro cuerpo una serie de mecanismos que nos hacen evitar las tensiones acumuladas que generan el estrés, además de darnos vigor y la energía suficiente para poder hacer frente a cualquier complicación que se nos presente. Quizá este hecho sea el que evita que nos estresemos y se vea afectada nuestra salud.
BIBLIOGRAFÍA

* Peiro, J.M. "Desencadenantes del estrés laboral" Ed. Eudema. Psocologia, 1992

* Fundación europea para la mejora de las condiciones de vida y de trabajo."El estrés en el trabajo", 1994

* Buceta J.M. y Bueno A.M. "Control de estrés y factores asociados". Ed. Dykinson, 1995

* www.blogcursos.com www.inkanat.com




jueves, mayo 17, 2018

Visualización: el poder de la imaginación para superar dificultades


Visualización: el poder de la imaginación para superar dificultades




Esta técnica es muy útil a la hora de prepararse para retos importantes.

Todos hemos vivido ese momento alguna vez. Ese momento en el que te juegas todo a una carta, ese momento en que tienes la sensación de que tu vida depende de él. El examen de conducir, una audición, un partido, una entrevista de trabajo, una oposición…
Podemos entrenar, estudiar o preparar el evento en cuestión, pero nunca será lo mismo. Es decir, nunca podremos recrear los elementos concretos que implican el día de la prueba, como la presencia del examinador o el aula, o los imprevistos que puedan suceder (el calor, el ruido, el rival sale con otra estrategia a la prevista…). En psicología contamos con una técnica muy útil ante este tipo de situaciones: la visualización. A continuación veremos de qué se trata.



¿Qué es la visualización?

La visualización consiste en experimentar, mediante la imaginación, cualquier situación que pudiera darse en la vida real. Se ha usado tradicionalmente en fobias, como recurso para llevar a cabo una exposición que no fuera viable hacer por no disponer del estímulo fóbico en sí. Por ejemplo, no podemos comprar un billete de avión cada vez que tengamos que recurrir a la técnica de exposición ante un paciente con miedo a volar, por lo tanto, jerarquizamos las diferentes situaciones en función de la ansiedad que provocarían en el paciente y procederíamos a vivenciarlas en imaginación.


El caso de Michael Jordan


Cuentan que Michael Jordan se sentaba en el banquillo antes de los partidos, y se imaginaba las diferentes posibles situaciones que pudieran obstaculizar sus objetivos (un bloqueo por allí, un tapón por allá…). De esta forma, él se sentía más preparado ante dichas situaciones porque no eran “imprevistas”, ya las había prevenido, es más, ya las había entrenado y ya las había vivido.
Pues este pequeño “truco” del mítico escolta de la NBA, unido a la experiencia clínica de la visualización, nos deja un claro camino hacia el entrenamiento mental, es decir, una adaptación de la técnica de visualización al deporte y el desarrollo personal.


Cómo utilizarla combinándola con la imaginación


Debemos diferenciar entre “imaginar” y “visualizar”, pues si bien es necesaria la imaginación para la visualización, no es suficiente. Para que la visualización se realice con todo el éxito posible, tiene que cumplir ciertas condiciones. Antes de nada, debemos diseñar la escena que vamos a experimentar.

Empezaremos por estímulos sencillos, como el color del balón, y poco a poco, según vayamos dominando cada una de las escenas, las iremos sofisticando, llegando a diseñar el examen de conducir, una entrevista de trabajo, o los primeros metros de una carrera. En esta sofisticación será recomendable incorporar más estímulos además de imágenes. Los sonidos, los olores, el tacto, el equilibrio o las emociones pueden ayudarnos a otorgar realismo a la escena, y a contribuir a crear esa huella de memoria que se active en el momento de la verdad.

Además, siempre es muy útil añadir la percepción de estímulos en 360 grados, sobre todo en el momento de empezar a imaginar, el momento en el que nos transportamos a la visualización. Las indicaciones del examinador en el asiento de atrás, el tacto de suelo en mis pies, las nubes que planean sobre mi partido de fútbol… todo ello imprime a la escena de ese realismo natural que buscamos.

Una vez hayamos diseñado la escena, será el momento de la ejecución de la visualización. Es recomendable empezar realizando un control de nuestra activación a través de la técnica de la respiración, con el objetivo de limitar la activación a nivel cognitivo (dejar la mente en blanco) y dirigir nuestros recursos atencionales a la tarea que nos ocupa.
Una vez hemos controlado nuestro nivel de activación, comenzaremos a activar la escena que hemos diseñado en nuestra imaginación, en tiempo real. Esto no significa que no podamos “saltar en el tiempo” si por ejemplo, queremos preparar el momento de arrancar el coche, de adelantar y de aparcar (es otra de las ventajas de la visualización respecto al entrenamiento real). Podemos ayudarnos creando soporte auditivo, grabando la descripción de las secuencias con nuestra propia voz y reproduciéndola en el momento de la visualización (si lo hacemos con los ojos abiertos podemos usar vídeos).

Además de para fobias y desarrollo personal, la visualización se está empezando a utilizar con personas enfermas de cáncer y, aunque su eficacia en estas lides está aún por demostrarse, no deja de ser indicativo de lo potente de la técnica, de la cual hemos dado un mero esbozo a lo largo de este artículo. Para realizarla en condiciones óptimas, requeriremos de la guía y la instrucción de un psicólogo experto.


https://psicologiaymente.net/coach/visualizacion







viernes, mayo 11, 2018

¿Eliges siempre el mismo tipo de pareja?


¿Eliges siempre el mismo tipo de pareja?


WhatsApp +57320 4918648
¿Por qué solemos elegir el mismo tipo de pareja sentimental?

¿Cuál es el denominador común que nos hace enamorar y escoger a una persona en particular para que sea nuestra pareja?
Esta pregunta parece muy simple, pero muchas personas afirman que realmente no saben por qué escogen a una persona u otra. Dicen que quizá se guían al principio por unas determinadas características -físicas o no- que les llaman la atención o algún rasgo de personalidad o simplemente se guían por una intuición.

¿Eliges siempre el mismo tipo de pareja?
Es curioso que muchas personas, tras romper con una relación insatisfactoria, caigan en una situación parecida una y otra vez al cabo del tiempo. Esta situación es debida a que hay un denominador común en estas relaciones, se enamoran de una persona muy similar a su ex pareja y eso lleva a repetir el mismo patrón. Por lo tanto, eso genera situaciones y conflictos muy parecidos en relaciones distintas -pero no tan diferentes las unas de las otras-.
Los estudios científicos dicen que las personas tienden a relacionarse con sus parejas de forma parecida a como aprendieron a relacionarse con sus padres durante su infancia. Dependiendo de eso se puede encontrar un gran abanico de posibilidades relacionales. Si las relaciones con sus padres fueron positivas, sanas y satisfactorias tenderán a buscar parejas similares a sus padres -en la manera de relacionarse y comunicarse entre ellos-.
En cambio, si las relaciones con los padres fueron más bien negativas, conflictivas e insanas, tienden a repetir esos patrones relacionales en futuras parejas. ¿Y por qué pasa eso?


WhatsApp +57320 4918648

Las inseguridades que arrastramos desde niños
Eso se debe a que en las relaciones parentales se crearon unas inseguridades, unos miedos y unas necesidades emocionales que dejaron, de alguna manera, esa marca emocional que los suele acompañar a lo largo de la vida. Pueden buscar personas que aparentemente parezcan distintas a esas figuras, pero que inconscientemente tienen algo en común. Eso es debido a que intentan hacer mejor lo que los padres hicieron mal- o lo que podría mejorarse-.
Son personas que al principio de una nueva relación se relacionan de manera positiva y sana. Pero que, ante alguna que otra dificultad o problema en pareja -que siempre aparecen con el tiempo- hacen que salgan a flote esas inseguridades y miedos. Eso les hace volverse absorbentes, desconfiados, distantes, etc., que es lo que aprendieron de la manera en la que se relacionaban con sus padres.
Llegados a este momento se sienten decepcionados con su pareja, por ser completamente distintos a lo que ellos conocieron de esa persona en el inicio de esa relación. Y no es verdad que sean distintas personas -la del principio con la del final de la relación- sino que, en los inicios, se relacionaban de una manera más sana, más positiva y eso cambia cuando en uno de los dos integrantes o en ambos se activan esos miedos por alguna razón. Empiezan a relacionarse desde la inseguridad y el miedo, que eran los patrones que aprendieron y registraron en su infancia.



WhatsApp +57320 4918648
Tratando de no tropezar con la misma piedra
Hablamos de que se tiende a seguir los patrones que se aprendieron en la infancia, pero nadie dice que esos patrones no puedan modificarse. Si uno se da cuenta de que esos patrones lo llevan a ser infeliz con la elección de sus compañeros de viaje en la vida, deberá hacer alguna cosa para salir de esa situación. Con mayor o menor dificultad puede modificar algunas cosas para que esa reincidencia en la búsqueda de patrones erróneos de parejavaríe, se modifique y llegue a desaparecer.

¿Cómo podríamos cambiar esos patrones reincidentes y problemáticos?
 Para salir de esa reincidencia en la búsqueda de patrones de relaciones complicadas tenemos que cumplir los siguientes puntos:
1. Identificar nuestros miedos
Pensar qué nos hace más miedo cuando estamos en una relación y pensar por qué puede que nos sintamos así (relaciones parentales en la infancia, alguna ruptura amorosa no superada, etc.).

WhatsApp +57320 4918648
2. Semejanzas entre las relaciones que has tenido y cuáles son los problemas que tiendes a vivir con tus parejas
De esta manera identificarás cuales son las cosas que tienes que trabajar de manera individual.
3. Superar los miedos
No tener miedo a que sucedan las cosas antes de que sucedan. Pero que no sean esos miedos los que te lleven a propiciar situaciones que te hagan sentirte incómodo/a o infeliz.
4. Tener confianza en ti mismo/a y valorarse (conocerse a uno mismo)
Tenemos que tener en mente que toda persona tiene una serie de virtudes y defectos (en mayor o menor medida). Ser consciente de ello te puede hacer valorar tus actitudes y comportamientos. Esos comportamientos se pueden trabajar y potenciar. No debes pensar que tu felicidad depende de la persona que tienes a tu lado (que ayuda o la potencia) pero tú mismo debes sentirte bien y feliz por ti solo.
5. Ampliar horizontes
Descubrir que hay personas interesantes que salen de “los patrones en que te sueles fijar” y que te pueden aportar muchas cosas. Ampliar el tipo de persona en la que te sueles fijar, tanto a nivel físico como a nivel personal.
por Xantal Sinapsis



domingo, mayo 06, 2018

Perdonar

Perdonar no es una acción en sí misma, perdonar es simplemente comprender. Cuando logras comprender que todos buscamos lo que creemos que es mejor para nosotros, que nuestras acciones son por lo regular, bien intencionadas, que todo lo que hacemos tiene como objetivo acercarnos a lo que creemos que es la felicidad; entonces te das cuenta de que no hay nada que perdonar.

- ¡Ah!, pero, ¿cuando alguien te hiere con toda la intención?

- La mayor parte de la gente no tiene la intención de hacerte daño. Todos tomamos nuestras decisiones a partir de los conocimientos que tenemos y de las circunstancias que nos rodean en ese momento. Si tu pareja decide terminar tu relación e irse con otro, lo hace porque la relación que tiene contigo ya no la hace feliz y porque cree que estará mejor con esa otra persona; no lo hace por molestarte o por herirte, lo hace porque eso es lo mejor que puede hacer en ese momento. Muchas personas dicen: “me abandonó en realidad no te abandonan. Simplemente se van. La gente no te desilusiona simplemente hace lo que puede hacer si no coincide con lo que tú crees que deberían hacer entonces tú te desilusionas.

- ¿Qué hay de la gente que roba, mata o engaña a otros premeditadamente?

- Lo que pasa con ellos es que tienen una visión muy limitada, no han aprendido que hay otras formas de obtener lo que quieren, no saben que causarle un mal a otro es causártelo a ti mismo. 

¿Crees tú que se pueda disfrutar del dinero que se ha obtenido engañando, robando o afectando a otros?

- No, no lo creo.

- ¿Te imaginas lo que es vivir con un miedo constante a ser descubierto, con el cargo de conciencia de las malas acciones, con el rechazo de la gente?

- En sus propias acciones llevan el castigo. 

¿Debemos aceptar entonces lo que hace la gente a pesar de que nos afecte?

- No, una cosa es comprender y aceptar y otra, muy diferente, es resignarse y aguantar. Comprender es ponerte en los zapatos del otro, estar consciente de que nadie puede desilusionarte, ofenderle, abandonarte, sólo tú mismo. Aceptar es reconocer que todos tienen el derecho de buscar la felicidad en la forma que crean conveniente. Por otro lado, aguantar los comportamientos de otro que te afectan, o resignarte a vivir en una relación que no te hace feliz, es jugar a la víctima. Hacerte el mártir y eso va en contra de tu propia naturaleza.



Fragmento del libro: “El Esclavo” 
Autor: Francisco Javier Ángel Real


sábado, mayo 05, 2018

¿Debemos aceptar entonces lo que hace la gente a pesar de que nos afecte?

¿Debemos aceptar entonces lo que hace la gente a pesar de que nos afecte?

No, una cosa es comprender y aceptar y otra, muy diferente, es resignarse y aguantar. Comprender es ponerte en los zapatos del otro, estar consciente de que nadie puede desilusionarte, ofenderle, abandonarte, sólo tú mismo. Aceptar es reconocer que todos tienen el derecho de buscar la felicidad en la forma que crean conveniente. Por otro lado, aguantar los comportamientos de otro que te afectan, o resignarte a vivir en una relación que no te hace feliz, es jugar a la víctima. Hacerte el mártir y eso va en contra de tu propia naturaleza.


Reflexión

+

El discípulo no podía reprimir las ganas que tenía de contarle al Maestro el rumor que había oído en el mercado. Aguarda un minuto, dijo el Maestro. Lo que piensas contarnos ¿es verdad? No lo creo... 
¿Es útil? No, no lo es. 
¿Es divertido? No. 
Entonces, ¿por qué tenemos que oírlo?.



jueves, mayo 03, 2018

Terapia familiar: tipos y formas de aplicación


Terapia familiar: tipos y formas de aplicación



Este tipo de intervención psicológica ayuda en los conflictos y las dinámicas sociales negativas.

Cuando pensamos en alguien haciendo terapia, solemos imaginar una sesión individual en que una persona interactúa con el psicólogo. Puede que también concibamos la posibilidad de una sesión en grupo, con personas diferentes con un mismo tipo de problema.

Pero existe también un tipo de terapia que se aplica sobre un grupo familiar, la llamada terapia familiar, en el que se tratan aspectos conflictivos entre miembros de una misma familia. En este artículo os indicamos qué es y para qué se utiliza.


¿Qué este tipo de intervención psicológica?

Se entiende por terapia familiar aquella modalidad de terapia centrada en la familia como objeto de intervención. El objetivo es fortalecer y dotar de recursos a la familia para que puedan actuar de manera colaborativa gracias a ello dirimir disputas y conflictos que puedan tener entre ellos o bien problemas propios de un único individuo.
La familia es entendida como elemento base en el desarrollo del ser humano, al representarse el elemento fundamental que permite que el infante adquiera un modelo respecto a cómo ver, actuar, relacionarse y comunicarse con el mundo. Se trata un elemento imprescindible a la hora de aprender aspectos emocionales y relacionales, con gran influencia en el desarrollo.
Es por ello que en este tipo de tratamiento se intenta involucrar a dos o más miembros de una misma familia de cara a observar y, en caso necesario, modificar, los patrones de interacción entre los miembros de la familia.
Se concibe que el problema interno de un individuo va antecedido por la presencia de conflictos interpersonales, los cuales al interiorizarse pueden provocar síntomas. Lo patológico se vincula a la no aceptación de nuevos roles en uno de los individuos, estando los roles y la comunicación en la base de la existencia de numerosas problemáticas mentales y sociales.
La terapia familiar y la perspectiva sistémica

Una de las principales corrientes y la que está más vinculada a este tipo de terapia es la corriente sistémica. Desde esta perspectiva se concibe a la familia como un sistema, conjunto de elementos cuya suma genera un resultado mayor a la simple adición de cada uno de ellos, naciendo de su interacción nuevos elementos, propiedades y características.
Para la perspectiva sistémica el comportamiento y estado de uno de los componentes de la familia no puede entenderse separadamente del sistema, influyendo el sistema en cada individuo y viceversa. La familia sería un sistema abierto, receptor de información proveniente del medio, viéndose afectada por el entorno e intercambiando información con él de cara a poder adaptarse y subsistir. Cada uno de los miembros se ve, pues, afectado por el medio.


Cambiar las dinámicas de comportamiento

Desde el modelo sistémico no se pretende modificar directamente la conducta problemática, sino a cambiar las dinámicas familiares y el patrón de que la provocan, facilitan o le dan utilidad o sentido. Se busca un camino más indirecto para llegar un mismo fin, a la vez que se provoca una mejora y potenciación de las dinámicas familiares positivas y de las fortalezas tanto del sistema como de cada uno de sus componentes.
Algunos de los aspectos claves de la terapia familiar sistémica son los procesos de comunicación (en el que se trabajan estilos comunicativos incongruentes a nivel analógico o digital, la afectividad y emoción expresadas o la presencia de rigidez), la asignación de roles y la necesidad de cambio de éstos, la estructura clara o difusa de la familia y los límites entre las personas que pueden permitir o cohibir el proceso de creación de una identidad propia y autónoma, la negociación en los conflictos o el establecimiento de relaciones de poder entre los miembros de la familia.
Existen multitud de escuelas y técnicas incluso dentro de una misma perspectiva. La escuela de Milán, la escuela estructuralista de Minuchin o la escuela de Palo Alto son ejemplos de diferentes perspectivas dentro de la corriente sistémica. En cuanto a técnicas concretas, se emplea la prescripción de tareas, la desequilibración (aliarse temporalmente con uno de los componentes del sistema para cambiar los límites familiares), la dramatización, la redefinición de los síntomas de un modo positivo, la intención paradójica o la instigación.

Las propiedades del sistema de la familia

Dentro del sistema se dan diferentes propiedades:

1. Causalidad circular
El comportamiento de un miembro del sistema está influido por el de los demás, así como el propio influye al resto del sistema. Si uno grita el resto tendrá una reacción, a la vez que la reacción generará una respuesta en el primero.

2. Totalidad
El sistema genera respuestas propias debido a la interacción, siendo más que la mera suma de sus partes.

3. Equifinalidad
Diferentes personas pueden llegar al mismo punto a través de diferentes caminos. De este modo dos personas pueden llegar a despertar ansiedad (por ejemplo) a partir de diferentes estimulaciones.

4. Equicausalidad
Lo contrario que la equifinalidad. Un mismo punto de partida puede llevar a diferentes conclusiones. Así, un suceso será vivido de forma diferente por diferentes personas.

5. Homeostasis
El sistema tiende a intentar encontrar un estado de equilibrio. Esto provoca que sean necesarios cambios profundos con el fin de que se mantengan en el tiempo, o de lo contrario podría volverse al estado original. Por otro lado, si se logra un cambio consistente que se integre en el sistema este puede ser mantenido en el tiempo.


La terapia familiar desde otras perspectivas

Cuando hablamos de terapia familiar, generalmente estamos asociándolo a un tipo de tratamiento vinculado a la corriente sistémica. Sin embargo, y a pesar de que el desarrollo de la terapia familiar está muy vinculado a esta corriente de pensamiento, a lo largo de la historia han sido múltiples las perspectivas teóricas que han trabajado con este tipo de terapia. En este sentido podemos encontrar que, además de la perspectiva sistémica, esta forma de terapia ha sido entre otras trabajada desde las dos que puedes ver a continuación.

Perspectiva psicodinámica

Algunas corrientes del psicoanálisis han aplicado también aspectos de la terapia familiar, especialmente aquellas seguidoras de la teoría de las relaciones objétales. Desde esta perspectiva se ve el síntoma de un paciente como indicativo del fracaso en la resolución de la secuencia de desarrollo de uno o ambos progenitores.
Los conflictos existentes hacen que la emoción del infante se vea reprimida, lo que por un lado provoca que el padre en conflicto recuerde y reviva su falta de resolución del desarrollo y por el otro que este refleje sus conflictos en el trato a su hijo. La terapia se centra en visualizar y trabajar con las relaciones de transferencia y contratransferencia con tal de ayudar al conjunto de la familia a resolver sus secuencias de desarrollo.

Perspectiva cognitivo-conductual

Desde esta perspectiva, la terapia se centra en la resolución directa de un problema concreto presentado por la familia o uno de sus miembros, siendo el objetivo bastante específico.
La terapia de pareja, el entrenamiento para padres o la psicoeducación son algunas modalidades que se han tratado desde esta perspectiva. En algunos casos puede llegar a emplearse a la familia como coterapeuta, si el objetivo es modificar la conducta de uno de los miembros. Pero también puede servir para solucionar aspectos disfuncionales de la propia familia.
Aplicaciones de este tipo de terapia

La terapia familiar se ha venido empleando desde sus orígenes para ayudar a solventar diversos tipos de problemáticas. Entre ellas pueden encontrarse las siguientes.

1. Crisis familiares

La existencia de problemas intrafamiliares que no pueden ser resueltos por los medios tradicionales han sido frecuentemente motivos de consulta para la terapia de familia. Una situación difícil, aspectos vinculados al ciclo vital como el nacimiento de hijos o la llegada de su emancipación, una muerte cuyo duelo no ha sido elaborado o algún conflicto latente entre sus miembros son ejemplos válidos.

2. Terapia de pareja

La terapia de pareja es uno de los subtipos de terapia familiar que hay. La superación de problemas en la pareja como falta de comunicación, agotamiento, infidelidad o incompatibilidad en algunos aspectos de la vida son algunos de los motivos de consulta más frecuente.

3. Problemas de conducta o trastornos mentales en uno de los miembros

Especialmente cuando el sujeto en cuestión es uno de los hijos, no es extraño que los progenitores deciden intentar ponerle remedio. En muchos casos, puede emplearse a los progenitores o familiares como coterapeutas que puedan facilitar el mantenimiento de los cambios y el seguimiento de programas establecidos por el terapeuta.
Asimismo, en otros casos los problemas presentados pueden verse fuertemente influenciados por los patrones de comunicación de las familias (por ejemplo, hogares desestructurados o parejas que discuten continuamente pueden contribuir a causar problemas emocionales y de conducta).

4. Tratamiento de adicciones y otros trastornos

En el tratamiento de diversas adicciones e incluso de otros trastornos psicológicos puede ser de gran utilidad integrar a los familiares más cercanos, de manera que éstos puedan ayudar al sujeto a mantenerse alejado de estímulos que eliciten la respuesta del consumo. También pueden participar en hacer ver al sujeto la necesidad de continuar con el tratamiento y las ventajas de dejar de consumir, así como de reforzar las conductas que favorezcan su recuperación.

5. Psicoeducación

La psicoeducación con las familias puede ser fundamental de cara a ayudar a entender al entorno de una persona su situación, que puede esperarse, que pueden hacer para ayudarle o los pasos que es necesario que dé.

6. Entrenamiento para padres

El entrenamiento para padres supone una gran ventaja para aquellos progenitores que tienen hijos con problemas de conducta o que desconocen cómo hacer frente a situaciones concretas que se estén experimentando a lo largo de su desarrollo. Se enseña cómo hacer frente a conductas desadaptativas a través del moldeamiento y de una estimulación positiva que permita la adaptación del menor.


La posición del terapeuta

Dentro de la terapia familiar, el terapeuta tiene un papel particular. Si bien depende de la perspectiva desde la que se aplique la terapia familiar, por norma general el profesional ha de permanecer en una posición equidistante entre todos los miembros de la familia presentes en la terapia, sin tomar partido por ninguno de sus miembros. Ha de procurar que todos los miembros puedan dar su opinión y que ésta sea escuchada y valorada por los demás participantes.
Dependiendo del caso y la modalidad de terapia familiar, ocasionalmente sí que puede establecer alianzas temporales con alguno de los miembros por tal de focalizar la atención del grupo en determinados aspectos, pero más adelante se ha de volver a una posición neutra y/o.
En algunos casos habrá de permanecer como un elemento externo y frío que se limite a señalar los patrones de funcionamiento familiar, mientras que en otros casos puede ser necesario que represente el papel de un familiar más con tal de introducir un nuevo elemento en la terapia y ayudar a hacer ver los diferentes puntos de vista.

Referencias bibliográficas:
          Almendro, M.T. (2012). Psicoterapias. Manual CEDE de Preparación PIR, 06. CEDE: Madrid.
          Minuchin, S. (1974). Familias y terapia familiar. Gedisa: México.
          Ochoa, I. (1995). Enfoques en terapia familiar sistémica. Herder: Barcelona.
          psicologiaymente.net/clinica/terapia-familiar






viernes, abril 27, 2018

Reflexión... Un día un profesor escribió así en la pizarra

Un día un profesor escribió así en la pizarra:

9x1 = 09
9x2 = 18
9x3 = 27
9x4 = 36
9x5 = 45
9x6 = 54
9x7 = 63
9x8 = 72
9x9 = 81
9x10=91

En la sala no faltaron burlas porque el Profesor se había equivocado:

  * 9x10 = 91 *, siendo que la respuesta correcta es 90 ...

Todo el mundo se rió de él.

Entonces esperó que todos se callaran, y sólo después dijo:

Así es como eres visto en el mundo...!!!

Me equivoqué a propósito, para mostrarles cómo el mundo se comporta ante algún error tuyo.

NADIE te felicitó por haber acertado nueve veces...!!!

NADIE te vio haciendo lo correcto y te elogió por eso. 

No! Pero..., TODO MUNDO te ridiculizó, blasfemó, humilló y se burló de ti porque te equivocaste sólo una VEZ.

Así es la vida!

Debemos aprender a valorar a las personas por los aciertos.

Hay personas que hacen lo correcto mucho más de lo que se equivocan, y acaban siendo juzgadas por un sólo error, y no son valoradas por los otros NUEVE aciertos.

Esto sirve para todos nosotros.

Más elogios y menos críticas.

Más amor y cariño y menos odio y crueldad.

Aprendamos a valorarnos unos a otros, en vez de destruirnos unos a otros.